RENOIR, A FLOR DE PIEL

Hace una semana fui a la exposición “Renoir. Intimidad” en el Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid (hasta el 22 de Enero de 2017) donde se exponen unos 70 cuadros bajo la premisa de disfrutarlos no sólo con la vista, como es habitual, sino también con el sentido del tacto. ¡Ojo!, no penséis que la gente puede tocar los cuadros ¡eso sería un sacrilegio en un museo!.exposicion-de-renoir-en-el-thyssen-blog-lp No, lo que el Thyssen propone es “apreciar las sensaciones táctiles” que se reflejan en los cuadros de Pierre-Auguste Renoir, una filosofía a la que se adscribía el propio Maestro Impresionista cuando afirmaba su predilección por aquellos cuadros de paisajes que daban ganas de darse un paseo por su interior o aquellos retratos que invitaban a explorar sus texturas.
Su hijo, el cineasta Jean Renoir, ahondaba en la cuestión señalando que su padre, cuando pintaba, no lo hacía únicamente para que sus cuadros fueran “vistos” sino para que también se “vivieran” con los otros sentidos de forma que se despertara en el espectador una respuesta emocional y placentera como si se sintiera “dentro” de la obra.
¿Os apetece daros una vuelta por el mundo de texturas de Renoir?… ¡pues manos a la obra!. Sigue leyendo