EBENEZER SCROOGE Y UN CUENTO DE NAVIDAD A LA “VISTA”

Nos vamos acercando a las fechas navideñas y ¿qué historia de tres espíritus del pasado, presente y futuro se cuela en nuestros hogares ya sea a través de las páginas de un libro o de películas? ¿qué relato comienza con la conocida frase: “Digamos, para empezar, que Marley estaba muerto” y cuyo protagonista siempre tenía en la boca la expresión “paparruchas”?.cuento-de-navidad-blog-lp ¡La historia de Ebenezer Scrooge, por supuesto!. “Cuento de Navidad”, “Canción de Navidad”, “Villancico en prosa o cuento navideño de espectros”… por cualquiera de estos nombres llegamos al mágico y sobrenatural relato de Charles Dickens sobre aquel avaro usurero, Ebenezer Scrooge, que recibe la víspera de Navidad la visita de tres espíritus de las Navidades pasadas, presentes y futuras para que pueda redimirse de todos sus pecados.
La historia es harto conocida (y si no lo habéis leído, ¿a qué esperáis para hacerlo? ¡es maravillosa!) pero en el post de hoy no voy a contaros de qué va sino que os invito a “vivirla” de una perspectiva más real, más “sensorial”…
Si os apetece, a lo largo de estas semanas vamos a “revolotear”, cual duendecillos navideños, por las diferentes estrofas de este villancico usando la vista, el oído, el olfato, el gusto y el tacto.duendes-navidenos-blog-lp Sólo os recomiendo que en esta inmersión literaria cerréis los ojos unos instantes, después de leer las distintas sensaciones evocadas, para poder captar mejor la “esencia” que destila el cuento. Porque, a diferencia de Scrooge que dudada de sus sentidos cuando vio al espíritu de Marley y lo achacaba todo a una indigestión, nosotr@s vamos a dejarnos llevar plenamente por ellos en este viaje navideño…
En el post de hoy nos centraremos en la “vista”. Y, por cierto, tanto en este post, como en los siguientes, los pasajes literarios en cursiva los he sacado de la edición de Anaya de 1986 traducida por Santiago R. Santerbás.

Imagen cedida por cortesía de margaindesign
Imagen cedida por cortesía de margaindesign

MIREMOS “CON NUEVOS OJOS” EL CUENTO DE NAVIDAD
En “Cuento de Navidad” Dickens hace alusión a múltiples experiencias visuales, las más llamativas de las cuales son las apariciones de los tres espectros así como la visión del rostro de Jacob Marley en el aldabón de la casa de Scrooge. Poneos en el pellejo de Ebenezer y no me digáis que no se os saldrían los ojos de las órbitas al presenciar la cabeza de vuestro antiguo (y difunto) socio del trabajo flotando en el espacio que, segundos antes, había ocupado el aldabón. O cuando Marley, una vez que le revela a Scrooge que será visitado por tres espíritus, sale volando por la ventana para unirse a una procesión de almas en pena:
“El aire estaba lleno de fantasmas que vagaban con incansable celeridad de acá para allá, gimiendo sin cesar. Todos llevaban cadenas, como el espectro de Marley (…) a muchos de ellos, Scrooge los había conocido en vida personalmente”
¿Habéis cerrado los ojos para poneros en situación?… el tema de los espíritus no es cosa baladí aunque estemos acostumbrados a ver esos asuntos tratados en los programas de Iker Jiménez. Y si ya nos resulta desolador asomarnos a la ventana y ver la “boina” de contaminación, el “cuadro” que ve Scrooge al asomarse por la suya es, simplemente, espeluznante.
Pero no siempre la visión de los espectros es terrorífica. Sí, la visión de Marley y sus acólitos volando por los cielos de Londres es espantosa así como la del tercer Espíritu, el de las Navidades futuras, donde todo lo que Scrooge percibe está teñido de un aire siniestro, oscuro, lóbrego y deprimente, pero “Letras Parlanchinas” se va a centrar en otro tipo de “visiones”: las que sobrecogen y raptan al espectador por su belleza y trascendencia.
bolas-doradas-blog-lpAsí describía Dickens al Espíritu de las Navidades pasadas:
“Vestía una túnica de inmaculada blancura, y rodeaba su talle un lustroso cinturón cuyo brillo era deslumbrante (…) pero lo más extraño en él era que, de la corona que ceñía su cabeza, brotaba un radiante y claro chorro de luz que lo iluminaba todo”.
Tiene que ser una visión extraordinaria y hermosa, de esas que te hacen guardar un silencio reverente. Una imagen que emana pureza y paz como esas estampas nevadas donde la atmósfera de quietud que envuelve al manto blanco y cristalino embarga nuestro espíritu.
Y ¿qué me decís de la fabulosa “puesta en escena” del Espíritu de la Navidad presente?. Éste es mi pasaje favorito de toda la obra. Lo he leído muchas veces y siempre me despierta una maravillosa sensación de regocijo:
“Era su propia habitación: no cabía la menor duda al respecto. Pero había experimentado una sorprendente transformación. De las paredes y del techo colgaba tanto follaje verde que parecía propiamente un bosque en el que brillaban por todas partes relucientes bayas.

Imagen cedida por cortesía de margaindesign
Imagen cedida por cortesía de margaindesign

Las tersas hojas de acebo, muérdago y yedra reflejaban la luz como si allí hubiera innumerables espejuelos desperdigados; y en la chimenea ardía una hoguera tan inmensa como nunca conociera aquel mortecino y petrificado hogar en tiempos de Scrooge, o de Marley, o en tantos y tantos inviernos pretéritos”.
¡Sólo Charles Dickens podría obrar semejante prodigio con las palabras para recrear semejante estancia!. hojas-de-oro-blog-lp¿Fue su imaginación o quizás el escritor “viajó” a un mundo poblado de hadas, duendes y elfos donde contempló esa mágica escena?. Recuerdo que de pequeña me cautivó esa bellísima descripción y fantaseaba con presenciar esa escena. ¿Os imagináis despertar la mañana de Navidad, correr al salón de vuestra casa y verlo de esta guisa?. Desde luego, el Espíritu de las Navidades presentes, con su aspecto gigantón y su antorcha semejante al cuerno de la abundancia, tiene madera de diseñador de interiores…
Dickens es un maestro de la recreación de atmósferas y es tal la viveza que imprime a sus “palabras” que éstas reproducen en la mente del lector escenarios virtuales de la más variada índole, desde los más miserables a los más alegres y llenos de luz. Sus descripciones abarcan el espectro de luz con toda la gama de colores.casita-navidena-blog-lp Da igual que estemos presenciando la actividad frenética de los personajes corriendo de acá para allá, seamos testigos de la absoluta sensación de soledad en el caserón de Scrooge o nos entretengamos con los brillantes colores que se adivinan a través de los cristales de las casas o de los escaparates de las tiendas el día de Navidad… todas esas “imágenes” tienen el extraño poder de grabarse en nuestras retinas y conformar auténticos cuadros “vivientes” que impregnan nuestra mente de júbilo, melancolía, terror o esperanza.
Es por eso que hay pasajes que se releen ávidamente, sintiendo que la ilusión se asoma a nuestra mirada (el episodio del Espíritu del Presente con la mañana de Navidad o la redención final de Scrooge) mientras que hay otros donde, a pesar de las bellas imágenes, la lectura se tiñe de nostalgia con tonos pálidos, sepias o malvas (las escenas del pasado con la hermana de Scrooge yendo a buscarle al colegio o la antigua prometida de éste casada con otro hombre) y, por último, están los que son tan ominosos que nos pesan como una losa y que, si ya hemos leído varias veces la obra, pasamos por alto (al menos en mi caso) para evitar que su sombra se cuele en nuestros corazones (todas las escenas con el Espíritu del Futuro así como los dos niños “Ignorancia” e “Indigencia” que el Espíritu del Presente señala como hijos del hombre).
¿Os ha gustado este viaje “visual” por “Cuento de Navidad”? ¿habéis “visto” con más nitidez esas imágenes en vuestra mente?. Espero que hayáis disfrutado de este experimento y, si ha sido así, os espero en la próxima entrega en la que exploraremos los sonidos de esta entrañable “Canción de Navidad”…

Anuncios

4 comentarios en “EBENEZER SCROOGE Y UN CUENTO DE NAVIDAD A LA “VISTA”

    1. Gracias por tus palabras, Koketo. Llevaba bastante tiempo con la idea de publicar en Navidad algo relativo a Dickens y, de repente, este año, ha surgido esta serie de posts sobre “Cuento de Navidad”. No me canso de releer esta historia y espero que con estos posts la gente se anime a leerla y disfrutarla 😉

      Me gusta

  1. Qué bien que nos hayas abierto una ventana para “ver” esta historia tan navideña, y que hace tiempo leí. Es un clásico y se ha versionado tanto que todos guardamos alguna “imagen” en nuestra mente. Gracias por refrescarnos la memoria ;). ¡Feliz Navidad…presente ;)!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s