VÍCTOR ROS, EL MINISTERIO DEL TIEMPO Y LAS CHICAS GILMORE ¡CONTRA VIENTO Y MAREA!

En una época en la que los recortes económicos y la tiranía de las audiencias han tirado por la borda tantas buenas series de televisión es una estupenda noticia comprobar que algunas han sobrevivido a ese virus catódico e, incluso, han resurgido como el Ave Fénix.
En el post de hoy me refiero a tres de estos casos que, contra viento y marea, siguen navegando en las procelosas aguas de la televisión: “Víctor Ros”, “El Ministerio del Tiempo” y “Las Chicas Gilmore”. Las dos primeras, de factura patria, se han visto acorraladas por la crisis económica que también llama a las puertas de las cadenas públicas, habiendo estado a punto, en varias ocasiones, de recibir su sentencia de muerte.victor-ros-lupa-blog-lp La tercera, norteamericana, se canceló hace nueve años y acaba de regresar, de forma excepcional, este 2016.
Advertencia: Este artículo contiene algunos spoilers así que, si no visteis las temporadas precedentes de estas series, será mejor que retraséis su lectura hasta poneros al día…
VÍCTOR ROS: EL “SHERLOCK HOLMES” CASTIZO
Contra todo pronóstico y después de un cambio radical en los guionistas, directores, productores y escenografía, el Inspector de policía Víctor Ros, de la Brigada Metropolitana de Madrid, ha comenzado hace unas semanas su segunda temporada, en La 1 de TVE, con el caso del robo del oro español.
La primera temporada de esta serie ambientada a finales del siglo XIX terminó con la muerte del villano Aldanza y Ros felizmente emparejado con su amada Clara. Y cinco años les ha durado la felicidad conyugal pues el primer episodio de la segunda temporada arranca con la muerte de Clara en un tiroteo perpetrado durante un robo en una joyería.victor-ros-chaleco-blog-lp El fantasma de Aldanza se deja sentir en el ambiente hasta el punto de sembrar en Ros la duda de si realmente murió y, por si eso fuera poco, el robo de la joyería solamente fue una cortina de humo para despistar a las autoridades mientras se llevaba a cabo un brillante robo en el Banco de España. Las pesquisas de Ros le han llevado a él y a su compañero Blázquez a Sierra Morena, entre bandoleros, para intentar desentrañar la madeja de conspiraciones e intrigas que se está urdiendo en torno a ellos mientras tratan de lidiar con las autoridades de Linares, en especial con el sargento Giralda, un personaje ambiguo que sabe mucho más de lo que aparenta su fachada de cenutrio.
Pero a nadie nos cabe duda de que Víctor Ros llegará al fondo de la cuestión aunque tenga que poner patas arriba toda Sierra Morena.

Tan castizo como el chocolate con churros.
Tan castizo como el chocolate con churros.

Ni los bandoleros, ni los funcionarios corruptos ni los maquiavélicos poderosos ocultos bajo el ala de sus sombreros engañarán por mucho tiempo a este Sherlock Holmes castizo que no tiene nada que envidiar al famoso detective creado por Arthur Conan Doyle. Hay que agradecer al escritor Jerónimo Tristante la paternidad de Víctor Ros y el haberle dotado de esa intuición captadora de los mínimos detalles, de esos conocimientos científicos de última generación tan valiosos para resolver los casos así como de su habilidad extraordinaria con el bastón que le hace letal en las distancias cortas (que se lo pregunten a los tunantes que osan hacerle una encerrona en un callejón traicionero…).
Veremos qué deparan los próximos episodios a nuestro detective de voz grave (cortesía de Carles Francino), modales a la altura de las circunstancias e inteligencia brillante… ¡larga vida a Víctor Ros!.
EL MINISTERIO DEL TIEMPO: A POR LA “TERCERA LEGISLATURA”.
Lo del “Ministerio del Tiempo” demuestra un instinto de supervivencia nato. Desde el primer momento esta serie despertó el interés de mucha gente aunque no la suficiente según los tiránicos baremos de audiencia. Pero eso no era relevante ya que se trataba de un aguerrido y apasionado grupo de fans, principalmente internautas (que se hacen llamar los “ministéricos”), que acudieron al rescate del “Ministerio” cuando la palabra “recortes” amenazó su continuidad en La 1 de TVE.el-ministerio-del-tiempo-orden-del-dia-blog-lp
Los fans supieron apreciar desde el principio el valor de esta cartera ministerial plagada de viajes al pasado para custodiar la Historia de España tal y como sucedió, sin cambiar un ápice (no vaya a ser que crearan un futuro mucho peor), merced al preciado “Libro de las Puertas” que un sabio hebreo confió a Isabel la Católica. ministerio-del-tiempo-organigrama-blog-lp Pues bien, siendo una serie que gozaba de tantos puntos fuertes por su originalidad y su reparto actoral y que despertó el interés de Portugal, Italia, Francia ¡y hasta China! por desarrollar sus propios “Ministerios” (sin olvidar el supuesto plagio de la cadena norteamericana NBC con la serie “Timeless”), lo cierto es que nuestro Ministerio del Tiempo sufrió amenaza de cierre hasta el punto de que los medios se hicieron eco de la previsible cancelación de la serie y sólo alguna que otra noticia insinuando la posibilidad de rodar algunos episodios más mantuvo viva la esperanza de los espectadores.
Y así, renqueando, el “Ministerio” fue desplegando sus tramas en una segunda temporada con pocos episodios donde los guionistas se las tuvieron que ver con la espada de Damocles del presupuesto y circunscribirse a temas que resultaran viables de rodar, económicamente, pero que al mismo tiempo mantuvieran la misma calidad e interés en la audiencia.

El Tiempo es el que es pero... ¿de qué tiempo estamos hablando?.
El Tiempo es el que es…

No debió ser nada fácil y se les quedaron anécdotas en el tintero como demuestran los intentos de mantener viva la presencia del “Ministerio” extramuros de TVE con la publicación de “El Tiempo es el que es”, un libro con tres episodios inéditos protagonizados por la patrulla de Amelia (Aura Garrido), Julián (Rodolfo Sancho) y Alonso de Entrerríos (Nacho Fresneda) así como por la villana Lola Mendieta (Natalia Millán).
Hace poco se anunció que “El Ministerio del Tiempo” tendrá en su “tercera legislatura” un 20% más de presupuesto vía Netflix. “¡Albricias!” diría Alonso de Entrerríos y “¡guau!” decimos nosotr@s los del siglo XXI. Ya sólo queda saber cuántos días con sus horas, minutos y segundos tendremos que esperar para volver a disfrutar de los Viajes en el Tiempo.
LAS CUATRO ESTACIONES EN CLAVE GILMORE
No me estoy refiriendo a las de Vivaldi sino al inesperado y maravilloso regreso de las Chicas Gilmore a la pequeña pantalla con la miniserie de cuatro capítulos (cada uno dedicado a una estación): “Las Chicas Gilmore: un año en la vida”.
El caso de las Chicas Gilmore es absolutamente excepcional, algo así como un cometa Halley de la televisión: un hecho que sólo se presencia cada muchos años. ¿Quién podría imaginar que una vez cancelada “Las Chicas Gilmore”, tras siete temporadas en antena, resurgiera nueve años después por la insistencia de los fans?. De nuevo aquí queda patente el poder de convocatoria de los espectadores que ha logrado que Netflix (ya van dos veces en este post que se menciona a esta plataforma) se interese por Lorelai (Lauren Graham) y Rory Gilmore (Alexis Bledel) y nos las traigan de “vuelta a casa” para seguir deleitándonos con sus confidencias, sus enormes tazas de café en el local de Luke y sus diálogos chispeantes.las-chicas-gilmore-blog-lp
La séptima y última temporada fue floja debido a un cambio de cadena donde no se contó con el matrimonio Sherman-Palladino (ella, Amy Sherman Palladino, era la creadora de las Gilmore y él, Daniel Palladino, el productor ejecutivo) lo que afectó considerablemente a la trama. Y aunque la serie terminó bien con Lorelai y Luke juntos y Rory iniciando su despegue profesional embarcándose en una gira periodística para cubrir la campaña presidencial del candidato Barack Obama (¡Madre mía, cómo ha pasado el tiempo!), a tod@s nos pareció que el final fue demasiado precipitado.
Afortunadamente ahora, en 2016, tenemos la oportunidad de descubrir qué ha sido de las chicas de Stars Hollows en esta miniserie de cuatro capítulos que lleva el sello de los Sherman-Palladino y cuyo primer episodio se emitió después de Acción de Gracias. Y las preguntas se agolpan, de pronto, en mi mente: ¿seguirán juntos Lorelai y Luke? ¿se habrá convertido Rory en una brillante periodista? ¿habrá encontrado Rory el amor o seguirá nostálgica de los romances que mantuvo en el pasado? ¿habrán mejorado las relaciones entre Lorelai y sus padres? ¿seguirá Lorelai al frente del “Dragonfly” con su amiga la chef Sookie?.
Pues bien, estos cuatro episodios “estacionales” darán respuesta a todos estos interrogantes y despertarán de paso nuestra nostalgia porque, evidentemente, los años pasan para todos y será interesante comprobar si el paso del tiempo ha cambiado en algo a las Gilmore. Es de suponer que algo habrán cambiado pero estoy segura de que su vitalidad, su ilusión y su particular filosofía de vida seguirán arrancándonos una sonrisa (cuando no una carcajada) tan bienvenidas y necesarias en estos tiempos. ¿Acaso alguien imagina a Lorelai calladita como un ratón, a Rory sin un libro de cabecera o a madre e hija conversando sin un café en la mano?. El tiempo pasa pero hay cosas que, afortunadamente, nunca cambiarán… el-tiempo-es-el-que-es-blog-lp
Visto lo visto (o, leído lo leído) “Víctor Ros”, “El Ministerio del Tiempo” y “Las Chicas Gilmore” son la versión audiovisual del bíblico relato de David frente a Goliat: “pequeñas” historias interesantes que logran vencer al gigante de las audiencias y los recortes monetarios.
Ya lo dijo Terminator: “Volveré”. Una consigna profética que Víctor Ros, la patrulla de Amelia y las Chicas de Stars Hollows han hecho suya también. Y a los que argumenten que no hay futuro para series como éstas sería bueno responderles: “No habléis del futuro porque el Tiempo es el que es”. No creo que “entendieran” la respuesta pero no importa: nosotr@s sabemos de lo que hablamos 😉

Anuncios