CAPRICHOS DE BIBLIOTECA DE LETRAS PARLANCHINAS. SEPTIEMBRE 2016

Septiembre. Vuelta a la rutina. Y para los que amamos la lectura, ¿qué mejor compañero de viaje que un libro para este nuevo “curso”?.
El otro día, deambulando por una librería, tres libros me llamaron la atención. Aquí os los dejo esperando que os resulten interesantes:

Imagen cedida por cortesía de Belenworld
Imagen cedida por cortesía de Belenworld

* “ALGO PARECIDO AL VERDADERO AMOR”. Autor: Cristina Petit. Editorial Rocaeditorial. Género: Romántica.
Una chica apasionada de los libros. Un chico que se queda prendado de ella, escribe un libro y la convierte en su protagonista. ¿Os imagináis cuando ella se vea “reflejada” en la historia?. A mí me gusta llamar a estas novelas, “libros-espejo” porque son libros en cuya trama hay otro libro que resultará clave para los protagonistas. Es algo así como dos espejos que se reflejan mutuamente hasta el infinito. Otro ejemplo de “libro-espejo” lo tenéis en “El Libro de la Señorita Buncle”. 
* “CELIA EN LA REVOLUCIÓN”. Autor: Elena Fortún. Editorial Renacimiento. Género: crónica de época.
¿Os acordáis de Celia, aquella niña rubita y angelical que no paraba de hacer travesuras?. Pues bien, este volumen está ambientado en la Guerra Civil española y se publicó por primera vez allá por los años 80 pero, dado que tocaba un tema “sensible” para la sociedad española, la edición fue tan efímera que pasó inadvertida. Yo me he leído prácticamente todos los libros de Celia que abarcaban desde su infancia hasta que se casa y nunca tuve noticia de este título. Y ahora se ha vuelto a reeditar y lo valioso de esta novela es que se trata de una auténtica crónica de la época, escrita unos pocos años después de la contienda. Además, al parecer, Elena Fortún ofrece una versión bastante imparcial del conflicto al narrarlo desde la mirada de una adolescente que es testigo de la irracionalidad del ser humano, al margen de ideologías.
* “AL OESTE DE LAS MONTAÑAS, AL ESTE DEL MAR. EL MAPA DE TOLKIEN DE BELERIAND”. Autor: Brian Sibley. Editorial Minotauro. Género: Fantasía.
Este librito, que cabe prácticamente en el bolsillo, se centra en Beleriand y nos remite a la “Guerra de las Joyas” del “Silmarillion”. El experto en Tolkien, Brian Sibley, nos habla de cómo surgió en el escritor la inspiración de “cartografiar” la Tierra Media, una labor titánica desarrollada durante muchos años y para la que contó con la inestimable ayuda de su hijo Christopher. Esta edición contiene un glosario de topónimos de Beleriand así como un mapa de coleccionista ilustrado por John Howe.
Si os preguntáis de “dónde” sacó Tolkien los relatos de la Tierra Media, aquí tenéis su contestación (da qué pensar, ¿verdad?):
“Siempre tuve la sensación de que, simplemente, estaba registrando algo que ya estaba “allí”, en alguna parte, en lugar de “inventando””.

Anuncios

6 comentarios en “CAPRICHOS DE BIBLIOTECA DE LETRAS PARLANCHINAS. SEPTIEMBRE 2016

  1. Interesantes propuestas para el inicio del curso, vamos a tener que comprar una mochila más grande entre los deberes del cole y tus propuestas no me caben en la que tenía (entre nosotros, creo que voy a dejarme las tareas en casa y seguir tus consejos). Sí que da que pensar tu final del artículo, es increíble lo que ciertos escritores tienen en su cabecita y sólo se me ocurre una explicación a la altura de Iker Jiménez: “Esos mundos están ahí”, pero también es cierto que aunque partamos de esta premisa, las dotes para plasmar en palabras esas historias es igual de asombrosa.

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Hola Jorge!
      La frase de Tolkien me fascinó y añade más magia, si cabe, a esa Tierra Media que él creó (perdón, que “registró”). Pocos autores han logrado lo mismo, quizás J.K Rowling con su universo de Harry Potter. En cualquier caso, como tú dices, es innegable el don literario de este escritor que sigue fascinando a las generaciones muchos años después de haber escrito sus obras. Me alegro mucho de que te hayan gustado las propuestas y, en cuanto a la “mochila” de la que hablas, la buena noticia es que el libro del mapa de Beleriand cabe en un bolsillo así que no te “pesará” en la “espalda” ja, ja.
      Un abrazo 🙂

      Le gusta a 1 persona

      1. Ni me pesará en la espalda, ni me pesará en el “Bolsillo”. El mundo de Tolkien también sorprende por la extensa información sobre diez o doce idiomas de esas tierras, pero sólo dos de ellos están bien desarrollados con vocabularios realmente sustanciales (impresionante).

        Le gusta a 1 persona

      2. ¡Qué puesto estás en Tolkien, Jorge!. Para fortuna nuestra, este escritor le dio un uso “fantástico” a sus extensos conocimientos de filología creando numerosas lenguas para la Tierra Media y creo que es una de las razones de que esas historias nos parezcan tan “reales”. En cuanto a los dos idiomas de los que hablas, efectivamente, son el quenya y el sindarín. Hace unos años me compré una pequeña gramática de quenya para aprender vocabulario por puro entretenimiento. Siempre me ha gustado estudiar idiomas así que, ¿por qué no dar una oportunidad a estas lenguas? ja, ja. Sin embargo te digo que las estructuras gramaticales son complejas puesto que tienen reminiscencias del finlandés… así que, si te digo la verdad, ¡sólo me sé unas cuantas palabras! 😉

        Me gusta

  2. Gracias por compartir tus descubrimientos y ampliar nuestro horizonte literario. Los “libros espejo” me suelen gustar…aunque en algun momento me pierdo en el reflejo infinito…son todo un reto. El de Celia será muy interesante ver la mirada inocente en tan tristes sucesos…y de Tolkien me sorprende su capacidad de visualizar tan al detalle esos mundos.
    La foto ideal para acompañar estas lecturas 🙂

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola Marga,
      ¡Gracias por tomar notas de las sugerencias!. Con los “libros-espejo” se corre el riesgo de perderse, como tú dices, en un reflejo infinito así que hay que intentar no pasarse con tantas historias dentro de la historia, no vaya a ser que, al final, el libro parezca algo así como las matrioskas rusas 🙂
      El de Celia debe estar muy bien aunque el tema de fondo sea dramático. Recuerdo con gran cariño los libros de Celia que leí en la infancia: “Celia lo que dice”, “Celia novelista”, “Celia en el colegio”…porque mostraban una época y unos ambientes muy interesantes. Seguro que tú también te has leído alguno y, si te interesa, también están reeditando “Los cuentos que Celia cuenta a las niñas” y “Los cuentos que Celia cuenta a los niños”, todo un tesoro nostálgico para los que leímos esos cuentos de pequeños. En cuanto a Tolkien estoy de acuerdo contigo y con Jorge: ¡qué capacidad tenía su mente, qué brillantez! y eso que, al parecer, su labor docente no le dejaba mucho tiempo para escribir… a eso se le llama pasión y lo demás son tonterías, ja, ja…
      La foto es muy simpática, ideal para la reentrada en Septiembre 😉

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s