CLEOPATRA Y LA FASCINACIÓN DE EGIPTO (1ª Parte)

Yo soy Egipto, proclamó Cleopatra con las facciones y los ojos violeta de Elizabeth Taylor en la película de Mankiewicz de 1963. La frase, pronunciada con semejante rotundidad, se me quedó grabada de pequeña cuando echaron la película por televisión y creo que refleja a la perfección la trascendencia que tuvo, y sigue teniendo, la figura de Cleopatra VII: la última Reina de Egipto.
Elizabeth Taylor, pero también Miguel Ángel Buonarroti, William Shakespeare, Goscinny y Uderzo, Montserrat Caballé…todos ellos tienen en común su participación en creaciones artísticas que han tenido como protagonista a la soberana de Egipto. Una nutrida y variopinta lista a la que tenemos que añadir la reciente retrospectiva que, durante casi seis meses, ha albergado el madrileño Centro de Exposiciones Arte Canal de Isabel II: “Cleopatra y la fascinación de Egipto”. Cleopatra y la fascinación de Egipto Blog LP
¿Qué habría pensado Cleopatra de esta última exposición si hubiera podido visitarla?… bueno, “Letras Parlanchinas” ha dejado volar hoy la imaginación para que sea la propia “Cleopatra” la que os cuente sus impresiones sobre esta exhaustiva muestra…
“No sé cuál ha sido el arte de hechicería por el que he regresado del Más Allá a la vida pero sí sé que se trata de algo temporal y que he regresado dos mil años después de mi tiempo a la llamada provincia romana de Hispania (que ahora llaman España y no está sujeta al yugo de Roma). He aparecido en una de sus ciudades, Madrid, en un lugar llamado Plaza Castilla donde dos imponentes torres inclinadas, como Arco de Triunfo, y un obelisco me traen recuerdos de tiempos pasados. Y es ahí, en esa zona, donde un edificio de nombre “Centro de Exposiciones Arte Canal” expone objetos de mi época y de mi querido Egipto. Gato Cleopatra y la fascinación de Egipto Blog LP
La curiosidad me ha hecho adentrarme en este recinto presidido por la gran estatua de un gato, animal sagrado en mi religión, y seguir a la muchedumbre que no deja de repetir mi nombre. Resulta que dos mil años después la gente sigue hablando de mí y de Egipto y, mientras desciendo las escaleras de este extraño sitio, me doy cuenta que estoy en una especie de antiguo depósito de agua, con arcadas de piedra en el techo, que ahora se utiliza para que la gente se congregue en torno a las piezas de arte de la Antigüedad. No se me escapa la sutil conexión entre este antiguo depósito de agua y el hecho de que ahora albergue una exposición sobre Egipto, una civilización cuya vida dependía del agua del río Nilo, auténtico pilar acuático de la tierra de Faraones. Fuera está lloviendo; se oye el agua golpeando en la techumbre. Las gentes que están a mi lado se quejan del agua pero para nosotros, los egipcios, el agua era una bendición que regaba nuestra tierra y renovaba la vida. A estas gentes les causa extrañeza ver una estatua del Río Nilo personificado en un hombre pero para nosotros, los antiguos, las fuentes de agua eran auténticas deidades y las representábamos con atributos humanos. Sí, aquí está el Río Nilo- hombre y aquí, enfrente, el Río Tíber-hombre.
Egipto y Roma. Enemigos y aliados. Bien lo sé yo que me pasé la vida entera batallando y forjando alianzas con esa nación de orgullosos y prepotentes romanos. Porque, ¿qué era Roma comparada con la milenaria Egipto?. Setecientos años antes de mi nacimiento Roma se componía, apenas, de un puñado de cabreros desperdigados por esa península de la que han hecho su baluarte por obra y gracia de una loba que amamantó a dos hermanos. ¿Y qué era Egipto entonces?… la tierra de las pirámides inmortales.

Cleopatra trató de restituir a Egipto su gloria milenaria.
Cleopatra trató de restituir a Egipto su gloria milenaria.

Me siento orgullosa de ser egipcia, sí, aunque mi linaje es griego, como bien se encarga de recalcar esta exposición al hablar de los Ptolomeos, mi familia oriunda de Grecia. También veo por aquí una estatuilla del divino Alejandro montando a caballo. Alejandro Magno: el que lo inició todo, aquel cuyos planes de conquista de Oriente eran tan ambiciosos como los míos por restituir a Egipto la gloria de sus tiempos pasados. Pero a Alejandro, como a mí, la fatalidad nos frustró los sueños. A Alejandro le sorprendió la muerte prematuramente y dejó su imperio huérfano de un líder y a merced de las luchas intestinas de sus generales. Uno de ellos, Ptolomeo, se quedó con Egipto y fundó la dinastía Ptolemaica de la que yo procedo.
Me acerco a un grupo de gente que está viendo una recreación de Alejandría en una pantalla grande. Alejandría, fundada por el divino Alejandro y engrandecida por los primeros Ptolomeos. Lo que ven estas gentes del siglo XXI es apenas un pálido reflejo de lo que fue esta imponente ciudad y, aún así, les fascina. ¿Y cómo no iba a ser así?. Con su Faro, su gran Biblioteca y su Museo fue un centro de vital importancia económica y del saber que, ya en mi tiempo presentaba, desgraciadamente, las señales del ocaso. Estas gentes están leyendo que los Ptolomeos de las generaciones posteriores acabaron arruinando el poderío de Egipto y sólo recordarlo me produce gran pesar pues fue la suma de decisiones erróneas en política exterior y las intrigas palaciegas las que llevaron al caos a esta rica y poderosa tierra.
Bien saben los dioses que hice lo imposible por sacar a Egipto del ocaso y hacerle resurgir, como si de un ritual de renacimiento faraónico se tratase, al esplendor de tiempos pasados pero fue un sueño efímero que murió conmigo. Los dioses… veo que en este lugar han reunido estatuillas de Osiris, Isis, Thot, Horus… ¿estas gentes del presente seguirán creyendo en nuestros dioses o tendrán los suyos propios?. Veo que contemplan las figurillas con curiosidad pero no con devoción y temo que para ellos no sean más que representaciones de gatos, halcones, babuinos o ibis. ¿Serán los cultos de estas gentes una mezcla de distintas tradiciones como hicieron los Ptolomeos al integrar los cultos del Helenismo con las creencias egipcias?.
Ahí veo un busto del gran Serapis, una muestra de este sincretismo religioso donde, aunque a simple vista parece un Zeus, resulta una síntesis de este dios griego y de los egipcios Osiris y Apis.

Un templo egipcio en el corazón de Madrid. Imagen cedida por cortesía de Belenworld
Un templo egipcio en el corazón de Madrid. Imagen cedida por cortesía de Belenworld

He ahí, también, una estancia, parece una capilla… Capilla del Templo de Debod: Adikhalamani. ¡El Templo de Debod, el gran centro de peregrinación!. Es una reproducción en la que han traducido las oraciones y plegarias al idioma de estas gentes que parecen asombrarse ante los muros pintados de colores. Temo que piensen que los templos de la Antigüedad miraban al devoto con la frialdad del mármol y no con la calidez de los colores que adornaban sus fachadas e interiores. ¡Tantas cosas os quedan por aprender, gentes del presente!. Y, en verdad, a mí también, que acabo de leer que el Templo de Debod está aquí en Madrid como regalo que hizo mi reino a Hispania (perdón, España) en agradecimiento a la ayuda prestada durante el siglo XX para recuperar monumentos puestos en peligro por las aguas de la presa de Asuán.
Hay que reconocer que aunque los Ptolomeos se equivocaron en cuestiones de política acertaron con el asunto de los cultos sincréticos y también con el arte: la mezcla del Helenismo con la tradición egipcia proporcionó bellísimas creaciones artísticas a todos los niveles como estas ánforas, recipientes, mosaicos y vidrios que los visitantes se detienen a contemplar. Estos objetos os sorprenden ahora lo mismo que sucedió en Roma. ¡Ah, aquí están las pinturas idílicas del Nilo!… “pinturas nilóticas” las llaman.
¿Os maravillan las joyas, los pendientes y los trabajos de orfebrería?… vuestra admiración no es nada comparada con la que despertó entre las romanas cuando llegué a Roma para ver a César. Todavía recuerdo cómo las austeras matronas de la República no podían evitar mirarme con fascinación y envidia ante el exotismo que yo irradiaba y que a ellas les ensombrecía” .
SI QUERÉIS SEGUIR DISFRUTANDO DE LAS “CRÓNICAS” DE CLEOPATRA OS ESPERO EN EL PRÓXIMO POST QUE SE PUBLICARÁ EN UNOS DÍAS.

Anuncios

8 comentarios en “CLEOPATRA Y LA FASCINACIÓN DE EGIPTO (1ª Parte)

  1. Todo un lujo volver a visitar la exposición pero esta vez través de los ojos de Cleopatra. ..un punto arrogante sí que tiene…aunque siendo la dueña de un imperio milenario…se puede entender. ¡Espero no tener que esperar mucho a la segunda parte!
    La foto del templo de Debod muy bonita. Y el gato a la entrada de la exposición imponía…te hacia sentir desde el primer momento la grandiosidad del antiguo Egipto

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola Marga, ¡por fin he publicado el post!. Lo cierto es que tenía pensado enfocarlo de una manera y, al final, se me ocurrió narrar la exposición desde el punto de vista de la propia Cleopatra y ha resultado una experiencia divertida ¡pero también un poco complicada! 🙂
      En un par de días tienes la segunda parte y te garantizo que ésta también te va a gustar especialmente…
      En cuanto a las fotos te doy toda la razón: la del Templo de Debod es preciosa, parece sacada de “las Mil y una Noches” y no del centro de Madrid, ja, ja. En cuanto a la del gato me acuerdo que el día que fui a la exposición estaba lloviendo a mares y hacía frío pero me las ingenié como pude para hacerle una foto con el móvil. Lo cierto es que los del Centro de Exposiciones Arte Canal se trabajan mucho los temas y eso también se nota en la ambientación.
      ¡Hasta el próximo post, Marga! ¡Y muchas gracias por tus palabras! 😉

      Me gusta

    1. Ja, ja, ¡pues menuda “visitante” sería Cleopatra en esta época!…ahora que hacen tantas películas y series sobre viajes en el tiempo la verdad es que sería un buen filón tener a esta famosa Reina de protagonista. Mira, quién sabe, a lo mejor algún guionista lee el post y le inspira para escribir una peli de ese tipo o bien los del “Ministerio del Tiempo” se acaban inventando que la patrulla tenga que ir al Egipto de Cleopatra. Sería emocionante 😉
      Pd: En unos días tienes la segunda parte. No tendrás que esperar mucho je, je.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s