UN ABRIL ENCANTADO. Elizabeth Von Arnim

Estamos en Abril y Letras Parlanchinas quiere rendir homenaje a este mes con un post sobre “Un Abril Encantado”, una novela de Elizabeth Von Arnim donde este mes primaveral transforma la vida de cuatro mujeres inglesas.
NECESITO UN “DOLCE FAR NIENTE” YA.
Inglaterra. Años 20.
Lotty Wilkins, la protagonista principal de esta novela, está hastiada del Londres gris y lluvioso, de su picajoso marido y, en definitiva, de su propia vida. Lotty necesita un cambio de aires con urgencia y hallar el Paraíso y si Milton hablaba del “Paraíso Perdido”, Lotty lo va a hallar en un anuncio por palabras del Times:
“Para aquellos que aprecian las Glicinias y el Sol. Se alquila Pequeño Castillo Medieval Italiano. Amueblado durante el mes de Abril. Permanecen los sirvientes necesarios. Z, Apartado 100, The Times”.
En serio, ¿Quién de vosotr@s no caería rendid@ a semejante invitación?
Lotty, que siempre ha sido una mujer tímida e insegura, ha empezado a sentir en su espíritu el aleteo ilusionado y la fuerza necesaria para llevar a cabo semejante proyecto hasta el punto de no flaquear ante la perspectiva de tener que convencer a su marido para que la deje emprender ese viaje en solitario. Pero si el tema de su marido Mellersh parece un escollo salvable, el aspecto económico de alquilar un castillo italiano no lo es y los escasos ahorros personales de Lotty le llevan a tomar serias medidas…Un Abril Encantado Blog LP
SE BUSCAN DAMAS PARA UN “CROWDFUNDING”
Lotty necesita inversoras para su proyecto y el destino le pone a tres damas en su camino:
*La devota Rose Arbuthnot, cuyas obras de caridad no han llenado el vacío de su matrimonio fracasado.
*La anciana Mrs. Fisher, anclada en las glorias del pasado e incapaz de disfrutar del presente.
*La arrebatadora Lady Caroline Dester, cuya belleza “maldita” le impide conocer a hombres que la amen de verdad.
Estas cuatro “mujeres desesperadas” no pueden ser más distintas pero todas cargan consigo el mismo equipaje de miedos y esperanzas que dejarán al descubierto en cuanto tomen posesión del Castillo.
EL PUNTO DE NO RETORNO
¿Os acordáis del “Punto de No Retorno” del que hablaba Doc Emmett Brown en “Regreso al Futuro” a partir del cual el DeLorean ya no podía echarse atrás en su viaje en el tiempo?. Pues a Lotty y a sus amigas les va a pasar algo parecido en Italia: una vez que el Abril Encantado “atrape” a estas atribuladas damas, sus dudas, tristezas y viejos hábitos se consumirán bajo el sol radiante, el mar y la fragancia de las glicinias haciendo florecer cuatro rosas inglesas en este Jardín del Edén toscano. flores azuladas Blog LP
UNA ESTAMPA NAIF
Si esta novela fuera un estilo pictórico, sin duda nos encontraríamos ante un cuadro naif (del francés “naïf”: “ingenuo”) porque está lleno de optimismo, ilusión y evoca la ingenuidad, espontaneidad y los colores brillantes de este estilo artístico. “Un Abril Encantado” nos recuerda que el mundo necesita soñar y son novelas como ésta, con una mirada inocente y bella, las que nos devuelven la sonrisa y nos regalan un pequeño oasis de felicidad entre el caos circundante.
EL HECHIZO ITALIANO QUE TRASPASA LAS PÁGINAS
El hechizo que la primavera italiana ejerció sobre Lotty y sus amigas no se quedó atrapado en las páginas de la novela. Su autora, la británica Elizabeth Von Arnim (1866-1941) también cayó rendida a sus pies. De hecho, “Un Abril Encantado” es fruto de una gran crisis personal que estaba atravesando cuando, en 1921, recibió el encargo de los editores de escribir una historia feliz que hiciera olvidar a la gente los horrores de la Primera Guerra Mundial. Pero a Elizabeth, inmersa en su propia vorágine existencial, le resultaba imposible la tarea de escribir un relato dulce y optimista así que… ¿qué hizo?
Pues alquilar un castillo en Italia para que el hermoso paisaje la inspirara en su relato. ¡Y vaya si lo hizo!. Es verdad que al principio la idea no le funcionó pero, poco a poco, Elizabeth se “obligó” a ser feliz y la alegría de vivir empezó a surgir como un torrente de su pluma, dando vida a las protagonistas de “Un Abril Encantado” y, de paso, insuflando savia nueva a sí misma.
Además de la novela también os recomiendo la película interpretada por figuras de la talla de Joan Plowright, Miranda Richardson y Alfred Molina.
Advertencia final: el optimismo de “Un Abril Encantado” es contagioso. Ya estáis avisad@s

Anuncios