JULIO VERNE. LOS LÍMITES DE LA IMAGINACIÓN


Os habéis preguntado cómo sería estar dentro de la mente de Julio Verne?. Sería algo así como un “laboratorio-biblioteca-máquina del tiempo” donde las ideas estarían constantemente en ebullición. Pues bien, ese escenario es el que ha tratado de evocar el Espacio Fundación Telefónica de Madrid (C/Fuencarral 3) en su exposición gratuita “Julio Verne. Los límites de la imaginación”. Una muestra que hace hincapié en la influencia decisiva que este escritor francés del siglo XIX ha tenido en los inventos científicos y técnicos del siglo XX así como en la imaginación de los lectores de todo el mundo.
Hablar de Julio Verne es fantasear con mensajes en una botella e islas que no aparecen en los mapas; es jugar con husos horarios que permiten ganar una apuesta entre caballeros y maravillarse con las criaturas antediluvianas del Centro de la Tierra, el Nautilus y el primer viaje a la Luna. literatura_verne blog LPSemejante figura como Verne se merece museos (como el de su ciudad natal, Nantes, donde podéis contemplar el escritorio de madera noble que usaba el autor así como escritos de su puño y letra) pero también exposiciones como ésta de la Fundación Telefónica donde el visitante se verá a si mismo como un explorador verniano abriéndose paso a través de la mente del francés.
¿Y qué descubrimos los exploradores cuando nos adentramos en esa imaginación tan prodigiosa?:
*Un GIGANTESCO MAPAMUNDI donde Verne proyectaría las rutas de sus novelas: Londres, La India, África Central, las estepas rusas, Norteamérica, la Cordillera Andina, las islas perdidas del Pacífico… multitud de flechas vectoriales que se enmarañan unas con otras y que nos dan idea de las peripecias a las que sometió a los hijos del Capitán Grant, Phileas Fogg o Miguel Strogoff entre otros.
*Un panel con ILUSTRACIONES CLÁSICAS DE SUS PERSONAJES más famosos que refrescará la memoria de los visitantes así como unas PRIMERAS EDICIONES DE SUS NOVELAS EN CASTELLANO con el inconfundible sello de la Editorial Hetzel. Junto a los títulos “clásicos” descubrí otros que me eran totalmente desconocidos y que dan una idea de su prolífica actividad literaria con más de un centenar de novelas que cubren todos los continentes, mares y atmósferas.

El Capitán Nemo, el "alter ego" de Julio Verne. Escultura que flanquea la entrada al Museo de Julio Verne en Nantes.
El Capitán Nemo, “alter ego” de Julio Verne. Escultura que flanquea la entrada al Museo de Julio Verne en Nantes.

*El siglo XIX fue una centuria de progreso científico y la exposición, EN COLABORACIÓN CON INSTITUCIONES COMO EL MUSEO NAVAL Y EL MUSEO DE CIENCIA Y TECNOLOGÍA, ha rescatado para los visitantes del siglo XXI ingenios como la linterna mágica, teodolitos y barómetros-termómetros. Julio Verne fue un erudito que se empapó de las áreas físicas, geológicas, atmosféricas, geográficas y químicas volcando todo ese saber en sus novelas. A pesar de su gran labor de divulgador científico no recibió en su momento el reconocimiento de los academicistas franceses pero, en cambio, se metió en el bolsillo a los lectores y no sólo a los de su tiempo sino a los de las generaciones posteriores.

*De hecho, las novelas de Julio Verne HAN TRASPASADO EL PAPEL IMPRESO y se han colado en las partituras de las zarzuelas, como la de “Los Sobrinos del Capitán Grant”( Millán Salcedo, ex componente de “Martes y 13” protagonizó una versión muy divertida hace unos años), así como en los guiones cinematográficos y televisivos. ¿Quién no recuerda la cancioncilla “son 80 días son, 80 nada más, en barco, en elefante, en tren…” de la serie de dibujos animados “La vuelta al mundo en 80 días” de Claudio Biern Boyd? ¿o a Kirk Douglas con su camiseta de marinero tratando de escapar del claustrofóbico “Nautilus” y su megalómano dueño, el Capitán Nemo (encarnado por un fantástico James Mason)?. De pequeña me vi un montón de veces “Los Hijos del Capitán Grant” con Hayley Mills (“niña Disney” antes que Hannah Montana y Demi Lovato) entonando la canción de los náufragos “Castaway” con su vocecita juvenil y Maurice Chevalier interpretando al despistado y entusiasta Profesor Paganel. ¡Qué recuerdos me traen aquellas películas Disney de la infancia!.

¿Dónde está el Capitán Grant? ¿En Sudamérica o en Australia?. He ahí la cuestión...
¿Dónde está el Capitán Grant? ¿En Sudamérica o en Australia?. He ahí la cuestión…

Y, actualmente, la factoría del Ratón Mickey ha seguido exprimiendo el filón Verne con recientes adaptaciones de “Viaje al Centro de la Tierra” con Brendan Fraser y “La Isla Misteriosa” con Dwayne Johnson “La Roca”. Si nos vamos al apartado de las series es innegable que “Perdidos” (“Lost”)de J.J Abrams bebe sus fuentes, también, de “La Isla Misteriosa”. Vamos, que tenemos Julio Verne para rato…
*La exposición también reserva un lugar especial para aquellos LECTORES que, entusiasmados con las lecturas del autor francés, DIERON UN PASO AL FRENTE E HICIERON REALIDAD LOS PRODIGIOS DE SU IMAGINACIÓN como el científico español Isaac Peral que inventó el submarino y el explorador anglo-irlandés Shackelton cuyos fallidos viajes a la Antártida estaban alimentados por “La Esfinge de los Hielos” (hace unos días ha fallecido otro explorador británico, Henry Worsley, tratando de cruzar la Antártida en un viaje en solitario que había emprendido por una causa humanitaria). Y por supuesto, hay que citar aquí también a la periodista norteamericana Nellie Bly que superó la marca de Phileas Fogg al dar la vuelta al mundo en ¡72 días! con visita incluida al matrimonio Verne en Amiens.
El triunfo de Nellie Bly, pionera del periodismo de investigación, es más valioso en tanto que en las obras de Julio Verne apenas aparecen personajes femeninos relevantes, ya sea por misoginia o por el contexto social de una época donde la mujer tenía restringidos sus derechos y libertades. Sin embargo, aún así, he encontrado una novela verniana, “El Rayo Verde”, donde la protagonista es una intrépida joven, Helena Campbell, que se embarca en un viaje por las escocesas Islas Hébridas en pos de un rayo que, según se dice, otorga al que lo observa la capacidad de ver en el corazón de las personas y conocer el amor verdadero. Esta novela es una rareza en la bibliografía de Verne no sólo porque su protagonista sea una mujer sino porque descubrimos una faceta poética del escritor que rara vez ha salido a la luz. En “El Rayo Verde” las descripciones del mar y sus colores son de una sensibilidad y belleza extraordinarias que llaman la atención viniendo de un autor conocido por la divulgación de conocimientos científicos.
*Pero si hay una etiqueta por la que todo el mundo conoce a Julio Verne es la de “VISIONARIO”, un genio con la capacidad de adelantarse en el tiempo y “ver” los revolucionarios descubrimientos científicos del mañana. Descubrimientos inimaginables en su propio tiempo.

Graffiti de Julio Verne en una fachada de Nantes
Graffiti de Julio Verne en una fachada de Nantes

¿Acaso viajó, como Marty McFly, al futuro?. No sería en un De Lorean, desde luego, pero sospecho que la máquina del tiempo de H.G Wells le pudo resultar muy útil… bromas aparte, se dice que Julio Verne perteneció a sociedades secretas en posesión de información privilegiada lo que, quizás, pudiera explicar esa fabulosa intuición suya. Hay bibliografía al respecto que apunta en esa dirección pero tanto si es cierto como si no (algo que probablemente no llegaremos a descubrir pues quedará cubierto por un velo de niebla), resulta cuanto menos sorprendente las coincidencias con la realidad que arrojan algunas de sus novelas. La exposición de Telefónica hace referencia a esta cuestión en relación a la novela “De la Tierra a la Luna” que situó el lugar de lanzamiento del proyectil muy cerca de Cabo Cañaveral (Florida), emplazamiento elegido por la NASA para enviar a Armstrong, Collins y Aldrin al satélite selenita en 1969 (cien años después de la novela), lo que ha llevado a decir que “Julio Verne fue el cuarto pasajero del Apolo XI”.
Pero, como diría Super Ratón: “Aún hay más”. En “Robur el Conquistador”, publicada en 1886, Julio Verne describe el itinerario seguido por el “Albatros”, una fabulosa aeronave con forma de buque, a lo largo de la geografía estadounidense. Pues bien, once años más tarde (1897), los periódicos norteamericanos se hicieron eco de una oleada de extrañas aeronaves (“airships”) cuyos avistamientos tuvieron lugar en la mayoría de los estados citados por Verne en su novela…
Estos hechos no hacen más que avivar el interés y la curiosidad por el escritor francés y sus obras. Por otro lado, no hay que olvidar que Julio Verne es el punto de partida de la Literatura “Steampunk”, ese género en alza donde la tecnología más avanzada se funde con la estética victoriana.
Y es ese “punto de partida” al que ha rendido homenaje la Exposición de Telefónica para que los visitantes tengamos una amplia visión del “imaginario” de Verne y su repercusión en el mundo real. Una visita que resulta una excusa perfecta para celebrar dentro de unos días, el 8 de Febrero, el 188º aniversario de su nacimiento en plena Bretaña Francesa. No os sorprendáis si, al salir de la exposición, os entran unas ganas locas de leer alguna novela de Verne: es un efecto absolutamente natural después de haber experimentado semejante condensación de itinerarios, artefactos y aventureros de toda clase en unos cuantos metros cuadrados. Si os aburren las versiones íntegras de las novelas, por el aluvión de datos científicos, pasaos a las versiones juveniles donde las dosis más pequeñas de tecnicismos conservan intacto el sabor de la aventura.
Ya no tenéis excusa para no empaparos de los sueños de Verne. Lo único que tenéis que decidir es si queréis que sus palabras os lleven en globo, por cuevas subterráneas, en una tabla de náufragos o a la Luna.

https://espacio.fundaciontelefonica.com/evento/julio-verne-los-limites-de-la-imaginacion/

Anuncios

6 comentarios en “JULIO VERNE. LOS LÍMITES DE LA IMAGINACIÓN

  1. Julio Verme ha marcado un antes y un después en nuestra civilización. Yo creo que deberíamos hablar de una era ante-verniana y otra era post-verniana, ja,ja…Gracias por condensar de una manera tan entretenida la exposición sobre Julio Verne.
    Las fotos preciosas y sí,me han entrado unas ganas enormes de leer una novela de Verne…me has picado con el rayo verde 😉

    Me gusta

    1. Me alegra mucho que te haya resultado entretenida. La verdad es que esa exposición te trae recuerdos de la infancia al ver los libros expuestos, los carteles de cine… me ha gustado mucho lo de la era ante-verniana y post-verniana. Estamos más influenciados por Verne de lo que imaginamos. Fíjate con el tema de las películas y las series. Y luego están los “guiños” del cine, ahora por ejemplo me estoy acordando de “Regreso al Futuro III” cuando Marty McFly va al Oeste a buscar a Doc y éste decide quedarse allí porque le gusta más esa época. ¿Te acuerdas de los nombres que puso a sus hijos?… “Julio” y “Verne”, ja, ja. En cuanto a las fotos, muchas gracias por tus comentarios. La verdad es que estoy muy contenta con el resultado y además he podido aprovechar un par de ellas que hice cuando estuve en Nantes hace un par de veranos. En cuanto al “Rayo Verde” ya verás cómo te gusta 😉

      Me gusta

  2. Me encanta el artículo, yo soy de la opinión de que Julio Verne no ha viajado a nuestro presente, sino que ha influido de forma directa a los ingenieros para crear una realidad, eliminando los límites de la imaginación y haciendo posible la fantasía. Enhorabuena por el post.

    Le gusta a 1 persona

    1. Totalmente de acuerdo contigo, Jorge. De hecho, no estaría mal que en las carreras de ingeniería se estudiara algo de Julio Verne porque creo que podría inspirar a los estudiantes y futuros ingenieros. ¿Cuál ha sido tu película o historia favorita de Verne?. Seguro que tienes algún recuerdo especial porque de pequeños tuvimos la suerte de disfrutar del universo verniano. Me acuerdo del álbum de cromos que sacó Danone sobre Willy Fogg, ¡qué ilusión me hacían los cromos! y, como ya digo, la versión Disney de “Los hijos del Capitán Grant”me la sabía de memoria (¡hasta las canciones en un inglés inventado, ja, ja!). Ya me contarás tus particulares anécdotas 🙂

      Me gusta

      1. ¡Muy buena elección!. Pero dices “fantaseando” con criaturas enormes… ¿estás seguro de que sólo es “fantasear”? ¿quién te dice que no hay criaturas de ese tipo en el centro de la Tierra? ja, ja, ja. Que tengas buena tarde 😉

        Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s