LA AUDACIA DE “VE Y PON UN CENTINELA”, LA “HERMANA MAYOR” DE “MATAR A UN RUISEÑOR” DE HARPER LEE

Se podría decir que “Ve y pon un centinela”, la secuela de “Matar a un ruiseñor”, la gran novela americana por la que Harper Lee ganó el Premio Pulitzer y que Gregory Peck terminó de inmortalizar en el cine, ha surcado el panorama editorial del 2015 como si de un cometa estelar se tratara pues ha dejado, a su paso, todo tipo de reacciones así como la sensación de haber presenciado un fenómeno atípico.
En efecto, pocas novelas pueden presumir de un “currículum” tan variopinto:
*”Ve y pon un centinela” se publica en 2015 pero lleva escrita más de cincuenta años y, lo más sorprendente, ha permanecido guardada en un cajón, olvidada por todos.
*La “nueva” novela de Harper Lee nos muestra ya a una Jean Louise Finch adulta y, como tal, es una secuela de “Matar a un ruiseñor” pero, curiosamente, se escribió antes que ésta. Cuando Harper Lee se presentó al editor con la historia de “Ve y pon un centinela” éste sugirió que escribiera otro relato donde se narrara la infancia de Jean Louise Finch (“Scout”) lo que dio lugar al nacimiento de “Matar a un ruiseñor”.
*Si “Matar a un ruiseñor” convirtió al personaje de Atticus Finch en el paradigma de la justicia y la ética al asumir la defensa de un hombre negro, Tom Robinson, en un controvertido juicio con tintes de conflicto racial, “Ve y pon un centinela” nos desconcierta mostrándonos una faceta racista del abogado más querido de la literatura contemporánea. collage ve y pon un centinela pequeño Sigue leyendo

Anuncios