BARBARA BUNCLE VERSUS JOHN SMITH: “LOS PERTURBADORES DE LA PAZ”

Escribir sobre lo que uno conoce y especialmente sobre la gente con la que uno convive tiene sus evidentes riesgos ya que si no se “maquillan” adecuadamente los personajes, los aludidos en la novela, al verse identificados, pueden reaccionar negativamente a los retratos que el escritor ha hecho de ellos y tomar cartas en el asunto en la forma de una “caza de brujas” para desenmascarar a quien ha osado volcar en el papel la vida y milagros de sus convecinos.
Ésta es, en esencia, la trama de “El libro de la Señorita Buncle”, una divertida historia ambientada en la Inglaterra rural de los años 30 cuya autora, Dorothy Emily Stevenson (para más señas, la sobrina del ilustre artífice de “La Isla del Tesoro”: Robert Louis Stevenson), nos presenta a Bárbara Buncle, una mujer soltera acuciada por problemas económicos que, un buen día, decide ponerse el mundo por montera y escribir un libro sobre el pueblo donde vive, Silverstream, y sus gentes…Abbott y Spicer
El Señor Abbott, de la editorial Abbott & Spicer, queda encantado con el manuscrito que le ha enviado la Señorita Buncle y propone cambiar el anodino título de “Crónicas de un pueblo inglés” por el de “El perturbador de la paz” en alusión al personaje ficticio de un niño misterioso que, cual flautista de Hamelin, irrumpe un buen día en el pueblo entonando una extraña melodía con su caramillo que desata las pasiones ocultas de sus habitantes…
El libro resulta ser un éxito y la cuenta bancaria de Bárbara comienza a engordar pero, al mismo tiempo, empieza a fraguarse una “tormenta” en Silverstream al son de los rumores de que sus habitantes han sido parodiados en una novela porque, aunque la Señorita Buncle tomó las consabidas precauciones de cambiar el nombre de Silverstream por Copperfield así como los nombres de sus vecinos y hasta el suyo propio firmando la autoría del manuscrito con el seudónimo de “John Smith”, cuando “El perturbador de la paz” cae en manos de la insoportable y entrometida Señora Featherstone Hogg, ésta se da cuenta de que la novela es un calco de Silverstream y sus gentes, un calco donde ella, con sus aires de señora, no sale bien parada…
¿QUIÉN ES “JOHN SMITH”?
¿CÓMO SE ATREVE A DECIR SEMEJANTES BARBARIDADES DE SUS VECINOS?

Tareas de la Señorita BuncleLlamémoslas “barbaridades” (un vocablo muy apropiado siendo “Bárbara” la autora…)  o verdades como  puños, lo cierto es que la reacción popular  no   se  hace    esperar y Silverstream declara oficialmente la guerra a “John Smith” en la reunión organizada por la Señora Featherstone Hogg, un evento de asistencia obligatoria del que la pobre Bárbara no puede zafarse, so pena de levantar sospechas, y donde se van a decidir las medidas que tomarán contra el enemigo y, lo más importante, cómo desenmascararlo…
¡Si supiera usted, Señora Featherstone Hogg, que tiene a John Smith en el salón de su casa escuchando todos los planes que están urdiendo contra “él”!.
¡Y menudos planes!:
“-Están todos completamente equivocados- dijo la Señora Featherstone Hogg con firmeza-John Smith merece ser fustigado, es el único castigo posible para un hombre de su calaña (…)
-¿Quién va a fustigarlo?- preguntó el Señor Bulmer, pasando a un terreno más seguro-¿quién está dispuesto a fustigar a ese hombre y a pagarlo después con la cárcel?. Me gustaría saberlo.
-El Coronel Weatherhead, por supuesto- dijo con calma la Señora Featherstone Hogg” (Capítulo 16. “Reunión en casa de la Señora Featherstone Hogg”).
Sólo les hubiera faltado a los vecinos de Silverstream portar unas antorchas al amparo de la noche para que la escena fuera realmente efectista pero, con antorchas o sin ellas, no hay duda de que el ambiente está muy caldeado y que Bárbara Buncle se encuentra en un serio aprieto. ¿Hasta cuándo le protegerá su tapadera de “John Smith”?.
“El perturbador de la paz” ha puesto el dedo en la llaga de Silverstream y, no sólo eso, ha originado un enigma de difícil solución pues empiezan a tener lugar en el pueblo una serie de hechos que concuerdan con los narrados de forma ficticia por Bárbara y que nos llevan a preguntarnos, como en el dilema “¿qué fue antes el huevo o la gallina?”, si los hechos reales acontecen porque se narran en el libro de John Smith (lo que convertiría a Bárbara en una especie de sibila u oráculo de Delfos) o bien ya se estaban gestando inconscientemente y la novela sólo se limitó a dar un último empujoncito…

Imagen cedida por cortesía de Belenworld
Imagen cedida por cortesía de Belenworld

Suele decirse que la realidad supera a la ficción pero en este caso habría que añadir, también, que la ficción supera a la realidad ya que la simbiosis (o confusión) entre Silverstream/Copperfield es tan compleja y perfecta que, como señala el Señor Abbott:
“Parecía un juego de espejos, como los de los sastres, en los que la mujer y su novela se reflejaban una y otra vez hasta el infinito. Si se pensaba mucho en ello, la cabeza empezaba a dar vueltas, pero no era necesario, a menos que se quisiera, naturalmente” (Capítulo 24: “Más poderosa es la pluma…”)
Si buscáis una lectura entretenida, sin complicaciones, a la par que bien escrita, “El Libro de la Señorita Buncle” es una apuesta segura. El personaje de Bárbara, por un lado tan perspicaz a la hora de catalogar a sus congéneres y, por otro, con tan poca picardía para enmascararlos en la novela, logrará vuestra complicidad y os arrancará más de una sonrisa porque, probablemente, cuando estéis leyendo esta historia, el “John Smith” que lleváis dentro os recuerde las numerosas anécdotas que conocéis sobre la gente de vuestro entorno y os tiente a plasmarlas en el papel…
Crónicas familiares, laborales, vecinales… ¡son tantas las fuentes de inspiración diaria que, como “arroyos de plata”, nos rodean y nos susurran al oído que las inmortalicemos por escrito!.
Tentador, ¿verdad?.
Y también arriesgado así que, en aras de no perturbar la propia paz, quizás sería adecuado recordarle a nuestro “John Smith” que si no es lo bastante ducho en el arte del disfraz al menos sea lo bastante sabio para resistirse a esos cantos de sirena y se reserve para su propio deleite privado esas sabrosas historias…

Anuncios

5 comentarios en “BARBARA BUNCLE VERSUS JOHN SMITH: “LOS PERTURBADORES DE LA PAZ”

    1. Eso está hecho, ¡ja,ja!. Cuando tengas la próxima reunión de vecinos me lo dices y te mando a Juan Nadie… ¡seguro que podría llenar un volumen entero de anécdotas!. Hay muchos Silverstream ahí afuera…
      Gracias por tus palabras, Jorge, y ten un buen día.

      Me gusta

  1. Como tú dices Barbara Buncle es toda una contradicción, tan sutil a la hora de captar y plasmar en papel la personalidad de la gente que le rodea y tan poco mañosa en ocultar sus fuentes. Eso es lo que hace divertida la novela. Por cierto me ha encantado la lista de “tareas pendientes” parecen escritas por el propio puño y letra de Barbara Buncle!!
    La foto del estanque totalmente evocadora y el plato de galletas…irresistible 😉

    Me gusta

    1. ¡Qué bien que te haya gustado la lista de “tareas pendientes”!. Es el objetivo que perseguía: que pareciera escrita por la propia Bárbara y lo cierto es que no me extrañaría que hiciera listas tan largas para recordarse todas las cosas que tenía que hacer. Me divertí planeando las fotos, buscando objetos y una buena ambientación y ahora, a toro pasado, lo cierto es que estoy muy contenta con los resultados pero tengo que decirte que hubo momentos, al preparar las fotos, que perdía la paciencia porque al no ser fotógrafa profesional no salía la luz como quería o se inclinaban los objetos o se me colaba algún anacronismo en la escena ¡al fin y al cabo se trata de recrear en lo posible una ambientación de los años 30, ja, ja!. En cuanto a la foto del estanque, no es mérito mío, me la cedió Belenworld. ¡Muchas gracias por tus comentarios! 🙂

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s