LA SOCIEDAD LITERARIA Y EL PASTEL DE PIEL DE PATATA DE GUERNSEY

No se trata de un libro de cocina, aunque su título dé esa impresión, sino de una novela epistolar, ambientada en 1946, recién finalizada la Segunda Guerra Mundial, donde el lector tendrá la oportunidad de asomarse a las vidas de un grupo de personajes que, al tiempo que rememoran sus emotivas vivencias durante la guerra, están firmemente decididos a tirar para adelante con nuevos proyectos y esperanzas renovadas.
La protagonista es la parlanchina Juliet Ashton, una joven escritora residente en Inglaterra que, habiendo triunfado con columnas humorísticas durante la guerra con el seudónimo de Izzy Bickerstaff, ahora quiere dar un giro profesional a su carrera y escribir “algo más serio”. La inspiración vendrá a través de una misiva de Dawsey Adams, un granjero de la Isla de Guernsey, en el Canal de la Mancha, comunicándole que tiene en su poder un libro que perteneció a la propia Juliet, lo que llevará a ambos a establecer un coloquio “por correspondencia” gracias al cual la escritora tendrá noticia de la pertenencia de Dawsey a “La Sociedad Literaria y el pastel de piel de patata de Guernsey”, un grupo de lectura creado durante la ocupación nazi de las Islas del Canal.
Deseosa de conocer a este variopinto grupo literario, Juliet empezará a cartearse también con sus otros miembros y así, misiva a misiva, irá forjando una amistad con Amelia, Isola, Eben, John… todos ellos entusiasmados por el sincero interés de la joven en conocer sus vivencias durante la guerra y compartir su amor por los libros.
Casi sin darse cuenta Juliet habrá encontrado no sólo espíritus afines a ella sino también, por fin, el tema central de su novela: la historia de “La Sociedad Literaria y el pastel de piel de patata de Guernsey”.
“Sé que a ti (Sidney) también te van a encantar esas cartas pero ¿te interesarían más?. Para mí, esta gente y sus experiencias durante la guerra son fascinantes y conmovedoras. ¿Estás de acuerdo? ¿Crees que podría salir un libro de esto?. No seas cortés, quiero tu opinión (la de los dos), la verdad. Y no tienes de qué preocuparte, seguiré mandándote copias de las cartas aunque no quieras que escriba un libro sobre Guernsey. Estoy, en general, por encima de la venganza (…)”guernsey
Las novelas epistolares si están bien escritas, como es el caso de ésta, además de amenas y entretenidas logran una conexión especial entre el lector y los personajes al despertar en aquel el deseo de que las cartas no tengan fin para poder seguir en contacto con estos nuevos “amigos de papel”. Por otro lado el género epistolar pone a prueba la valía del escritor al tener que demostrar su versatilidad para reflejar las distintas personalidades en un espacio tan limitado como las cartas, objetivo cumplido, en este caso, por las autoras Mary Ann Shaffer y Annie Barrows que han dotado a los personajes de una singularidad única ya sea con estilos desenfadados, irónicos, descriptivos o de tono más serio que otorgan, en conjunto, gran frescura y sensación de realidad a esta ficción basada en hechos históricos.
Dado que la galería de personajes es muy variada, el tono de las cartas también lo es y el lector hallará junto a las misivas humorísticas, otras más nostálgicas y entrañables así como algunas dolorosas y desgarradoras que parecen dar sentido a ese dicho que reza “todas las guerras las pierde el ser humano” pues no son pocas las veces que el sufrimiento difumina la línea que separa a vencedores de vencidos.
Esta novela habla de las cicatrices que una guerra deja en la gente pero, sobre todo, de la fuerza y coraje de unos seres humanos resueltos a sobreponerse a las circunstancias, hallando en la amistad y los libros un motivo para vivir y tener ilusiones.
Mary Ann Shaffer, la autora principal de esta obra, señala precisamente en los agradecimientos finales que quería transmitir la importancia de cultivar el arte, en sus distintas manifestaciones, como una forma de ayudarnos a vivir. El arte y, cabría añadir, el sentido del humor, son algunas de las herramientas más valiosas de las que disponemos para abrirnos camino en la vida. Y ya solamente por eso la lectura de “La Sociedad Literaria y el pastel de piel de patata de Guernsey” será fuente de regocijo y reflexiones así como, quién sabe, el acicate para volver a rescatar del pasado el arte de escribir cartas pues, aunque hoy en día los emails cumplen esa función de comunicación, estaréis de acuerdo conmigo en que hay algo especial y encantador en abrir el buzón de casa y encontrarse una carta escrita del puño y letra de un ser querido.

Anuncios

6 comentarios en “LA SOCIEDAD LITERARIA Y EL PASTEL DE PIEL DE PATATA DE GUERNSEY

    1. Sabía que este título iba a llamar tu atención, chef Koketo, ja, ja. Y es que, como cierto personaje de la novela decía, toda reunión literaria que se precie debería ir condimentada con algún menú especial y en este caso le tocó el honor al pastel de piel de patata. Gracias por tu comentario 🙂

      Me gusta

  1. Gracias por descubrirme este tesoro de libro. Hay varias situaciones que ocurrieron durante la ocupacion Nazi donde no habiendo alimento para comer, las artes se convirtieron en el alimento para el alma y la salvacion para la gente que estuvo sufriendo los estragos de la guerra. Tengo ganas de enterarme de todos los detalles de esta historia 😀

    Me gusta

    1. “Alimento para el alma y la salvación”… ¡qué bien lo has expresado Marga!. Tienes razón en que es un tesoro de libro. Se lee muy bien y aunque hay algún que otro pasaje duro, el buen humor que desprende el personaje principal, Juliet, aligera bastante el tono. ¡Muchas gracias por tus palabras! 😉

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s