“IMPRESIONANTES” IMPRESIONISTAS… DE AMÉRICA

Cuando nos hablan del Impresionismo nuestra mente evoca a los pintores franceses como Manet, Monet, Renoir, Pissarro… es lógico puesto que Francia fue la cuna del movimiento Impresionista, esa insólita y revolucionaria puesta en escena donde la Naturaleza es captada, en su fugacidad, a través de rápidas pinceladas de infatigables artistas en su empeño por plasmar los efectos de la luz y la sombra en los tonos del paisaje.
Pero los franceses no fueron los únicos que sucumbieron a esa nueva forma de ver la Naturaleza, a ese deseo de atraparla entre los marcos de sus lienzos, y prueba de ello la encontramos en la magnífica exposición que, actualmente, el Museo Thyssen-Bornemisza dedica a los Impresionistas Americanos.
Norteamérica cayó bajo el influjo impresionista gracia a pintores patrios, como John Singer Sargent o Mary Cassatt, que viajaron a Francia para empaparse del espíritu y técnicas de esta nueva corriente, confraternizando de paso con los maestros franceses, y regresaron a su tierra natal para aplicar esos nuevos postulados y adaptarlos, en cierta medida, al gusto norteamericano. Estos pintores hicieron de avanzadilla y las exposiciones que rindieron homenaje al impresionismo francés en Nueva York, Boston, Chicago… hicieron el resto. El público quedó cautivado por el Impresionismo.
“Es verdad que antes iría a Europa que al Cielo” (William Merrit Chase 1872).
Se puede decir más alto, pero no más claro. La fascinación de los americanos espoleó sus pinceles y los llevó al aire libre a “capturar” la Naturaleza. Y el esfuerzo dio sus frutos. Vaya que sí…Impresionistas Americanos Sigue leyendo

EL “FUTURO” DE NIKOLA TESLA

Tesla, Nikola Tesla. Este nombre, arrinconado durante tantos años en los pasillos científicos, ha reaparecido con fuerza en los últimos tiempos, brillando con luz propia, una luz tan intensa y fascinante como la que eclosionaba con sus experimentos, cual mago que se sirve de la Naturaleza para mostrar prodigios.
Las referencias a este extraordinario científico e inventor serbio, que vivió a caballo entre los siglos XIX y XX, están en todas partes: novelas, biografías, películas… y, desde hace un par de meses, en la exposición “Suyo es el futuro” que la Fundación Telefónica (en el número 3 de la madrileña calle de Fuencarral) ha dedicado a este visionario. Sigue leyendo

ÚNETE A LA CAZA DEL TESORO DE SHI HUANG TI EN “TODO BAJO EL CIELO”

FELIZ AÑO 2015!. “Letras Parlanchinas” os desea un gran año en todos los sentidos y, para empezar con fuerza, ¿qué tal un relato de aventuras? ¿sí?… pues ¡haced las maletas porque nos vamos a “Todo Bajo el Cielo”!. ¿Y dónde está eso?. En China y no os preocupéis: vuestra guía de excepción en este periplo será Matilde Asensi, experta en los viajes de aventuras.
“Todo Bajo el Cielo” está ambientado en la turbulenta China de los años 20, una época de caos político con un emperador destronado y ansioso por recuperar el poder, unos partidos nacionalista y comunista recién salidos del cascarón y, como mar de fondo, los grupúsculos de sicarios y señores de la guerra repartidos a lo largo y ancho de las estepas y con sus propios planes de conquista.
Es ahí donde, precisamente, va a arribar Elvira Aranda, pintora española residente en París, tras conocer el fallecimiento de su esposo Rémy a manos de unos ladrones que asaltaron su casa de Shanghai. Y no lo va a hacer sola pues, casi al mismo tiempo de la trágica noticia sobre su marido, Elvira recibe un “regalo” de España: su sobrina Fernanda, que se ha quedado huérfana y sin ningún otro pariente que pueda cuidar de ella. Cuando tía y sobrina llegan a la exótica ciudad china, el abogado “sorprende” a la pintora comunicándole que la herencia de Rémy no es más que una “fabulosa” montaña de deudas que ahora la viuda tendrá que pagar…todo bajo el cielo
Menudo regalito envenenado el que dejó Rémy a su esposa porque, con los escasos ingresos de ésta como pintora, ¿cómo va a pagar a los acreedores?. Mientras Elvira se devana los sesos para encontrar una solución, aparece un periodista irlandés borrachín, llamado Patrick Tichborne, que insiste en que Elvira se entreviste con el anticuario chino Lao Jiang, amigo de su difunto esposo, pues tiene información de importancia vital para ella y su sobrina: Rémy murió a manos de “La Banda Verde”, unos sicarios chinos “contratados” por el entorno del destronado Emperador Puyi y con contactos en el bando japonés, que buscaban una valiosa reliquia que Lao Jiang vendió al marido de Elvira y que todavía está escondida en su casa, a la espera de que alguien se haga con ella…
El llamado “Cofre de las 100 joyas”.
Sigue leyendo