SOROLLA Y ESTADOS UNIDOS

Cuando me hablan de Joaquín Sorolla mi mente vuela rauda a esas escenas en la playa que tan magistralmente dominaba el pintor valenciano y en las que las figuras resultan bañadas no sólo por el mar sino por la luz ardiente del sol estival.
Niños corriendo por la arena, muchachas coquetas secándose con la toalla cual juveniles diosas griegas, damas de la alta sociedad, pescadoras cosiendo sus redes…
En Sorolla parece haber un canto a la alegría, la Naturaleza y la sencillez y ese mensaje optimista que plasma con un absoluto dominio del color y de la luz, a base de pinceladas rápidas en sintonía con la fugacidad del momento que retratan, es lo que cautivó al público europeo y al norteamericano, fascinados por esa visión de una España alegre y colorista, visión que, por otro lado y gracias a Sorolla, se iba alejando de la típica imagen folclórica que se tenía de nuestro país. fundación
La Fundación Mapfre, en colaboración con la “Hispanic Society of America” y otros museos norteamericanos, alberga, desde Septiembre 2014 hasta principios de Enero 2015, una exposición sobre el periplo artístico de Sorolla en Estados Unidos y el éxito abrumador que tuvo por aquellos lares.

Dicha muestra, que es GRATUITA, reúne una gran cantidad de obras donde el talento de Sorolla se despliega, básicamente, en tres categorías:

*Paisajes (ya sean escenas de playa o jardines mediterráneos)
*Retratos de la élite norteamericana y de su propia familia
*Bocetos y apuntes rápidos tomados en restaurantes.

Sigue leyendo

Anuncios

ANNE SHIRLEY (“ANNE” CON “E” AL FINAL)

Mi primer post es un homenaje a Anne Shirley, más conocida en España como “Ana de las Tejas Verdes”, la encantadora huérfana pelirroja nacida de la pluma de la escritora canadiense Lucy Maud Montgomery y cuyas andanzas, a finales del siglo XIX, se recogen en una colección de novelas que han deleitado a generaciones de lectores de todo el mundo.

Me acuerdo cuando era pequeña y, allá a mediados de los años 80, estrenaron en Televisión Española una serie canadiense sobre una niña pelirroja llamada Anne Shirley que fue adoptada, por error, por una pareja de hermanos solterones, Matthew y Marilla Cuthbert. La serie me cautivó desde el primer momento, literalmente, con una Anne recitando el poema de “La Dama de Shalott” mientras deambulaba, absorta, por un bosque. Sin embargo, la vida de Anne Shirley no era ni mucho menos idílica pues era huérfana y se había pasado su infancia de orfanato en orfanato así como en casas de acogida donde la trataban de forma humillante.

Y entonces, hubo un error providencial que lo cambió todo. Matthew y Marilla querían adoptar un chico que les ayudara en las labores de su granja “Tejas Verdes” pero el Destino les puso en el camino a la dicharachera Anne. La sorpresa que se llevó Matthew al llegar a la estación de tren y comprobar que, en lugar del chico, le estaba esperando una chiquilla vivaracha de trenzas pelirrojas fue mayúscula pero no pudo decir nada. Quizás porque Matthew era exageradamente tímido o quizás porque Anne era una incansable parlanchina… Sigue leyendo